Adicciones

Adicciones

“Cuando las personas empiezan a consumir drogas, no tienen la intención de convertirse en adictos.”

¿Qué es?

Cuando una persona no puede dejar de tomar una droga voluntariamente, se llama adicción. Es como si la tentación para consumirla fuera tan fuerte que incluso sabiendo que su consumo le está perjudicando, sigue tomándola.

Cuando las personas empiezan a consumir drogas no tienen la intención de convertirse en adictos. Les gusta cómo les hace sentir la droga y piensan que podrán controlar la cantidad y frecuencia del consumo.

Pese a esto, las drogas producen cambios en el cerebro que hacen que las personas que consumen empiecen a necesitar la droga sencillamente para sentirse normales. Eso es una adicción y rápidamente puede acabar controlando la vida de una persona.

La adicción puede hacer que la necesidad por la droga sea más importante que la necesidad de comer o dormir. La necesidad de consumir droga puede ocupar todos los momentos y energía mental de la vida de una persona adicta.

La adicción acaba sustituyendo todas las cosas con las que la persona solía disfrutar. Una persona adicta es capaz de hacer cualquier cosa – mentir, robar, agredir a otros, etc. – con tal de seguir consumiendo. Esto hace que generalmente las personas adictas acaben siendo detenidas por algún delito.

La adicción es una enfermedad mental

  • Las drogas modifican el funcionamiento del cerebro
  • Estos cambios pueden durar mucho tiempo
  • La adicción puede causar problemas como cambios de humor, pérdida de memoria, dificultad para pensar y para tomar decisiones

La adicción es una enfermedad, de la misma manera que lo son la diabetes y el cáncer. La adicción no es simplemente una debilidad. Personas de todos los orígenes y caracteres, tanto ricos como pobres, pueden volverse adictos.

También puede aparecer a cualquier edad, aunque suele darse con mayor frecuencia en personas jóvenes.

Causas

¿Qué hace que una persona sea más propensa que otra a desarrollar una adicción por drogas?

  • Problemas en casa: cuando hay conflictos en casa o bien de niño se han vivido muchos problemas en casa, se puede tener mas posibilidades de desarrollar una adicción. También se ha observado que cuando de niño no se reciben los cuidados y atención adecuados o bien se crece en un entorno con peleas y discusiones, o también si uno de los padres se droga.
  • Problemas de salud mental: las personas que tienen problemas de ansiedad, depresión, psicosis o trastorno de la atención e hiperactividad pueden ser más propensas a volverse adictas y pueden consumir drogas para intentar sentirse mejor.
  • Problemas en la escuela, en el Trabajo o con los amigos: Cuando las personas tenemos problemas en estos ámbitos, podemos sentirnos a disgusto y muy preocupados. A veces se consumen tóxicos para no pensar en determinadas cosas.
  • Estar rodeado de personas que consumen drogas: ya que puedes verte involucrado tu también.
  • Iniciar el consumo de drogas siendo joven: comenzar a consumir cuando eres menor de edad, afecta al desarrollo del cerebro y del cuerpo, esto hace que aumente el peligro de volverse un adicto.
  • La propia biología de cada persona: el cuerpo de cada persona reacciona diferente con el consumo de drogas. Hay personas que prueban las drogas una o pocas veces y rápidamente les gusta cómo se sienten y quieren más. En cambio, hay otras que detestan cómo las drogas les hacen sentir y nunca más vuelven a consumir.

¿Las adicciones son hereditarias?

Las adicciones pueden ser hereditarias. Si hay personas en tu familia que sufren problemas de adicción, es posible que tu te vuelvas adicto si consumes drogas.  Es como tener mas probabilidades de contraer una enfermedad del corazón porque tu padre y otros familiares la tienen.

Esto puede pasar independientemente de la cantidad de dinero que tiene la familia o del tipo de familia que sea.

Cuando los padres tienen problemas de adicciones, la vida en casa puede ser muy complicada y difícil para los niños. Esto puede hacer que todavía sean más propensos a consumir drogas y volverse adictos.

La buena noticia es que muchos hijos de padres con problemas de drogas no se convierten en adictos al crecer. No hay duda que tienen un riesgo mayor, pero no tiene porqué pasar y pueden protegerse frente a ese riesgo simplemente no consumiendo drogas.

¿Qué puedo hacer?

¿Qué te ha parecido?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Creación y desarrollo por Meeting Pharma Group