Estrategias para enfrentarse a situaciones difíciles

Estrategias para enfrentarse a situaciones difíciles

“Todos tenemos en nuestras manos la posibilidad de hacer cosas que nos harán pasar peor el momento o alargarán el estrés en el tiempo.”

¿Qué es?

Sabemos que las situaciones difíciles producen un malestar importante a quien las sufre. Médicamente diríamos que “generan estrés”. Son situaciones como: romper con la pareja, pelearse con un amigo, sentirse incapaz de afrontar los exámenes, una mala noticia, etc.

Esto es prácticamente inevitable. Lo que en todo caso se puede hacer es saber auto gestionarse para sostener el impacto de este estrés. Todos tenemos en nuestras manos la posibilidad de hacer cosas que nos harán pasar un mal trago o alargarán el estrés en el tiempo.

¿Qué puedo hacer?

  • No trates de evitar enfrentarte. Tampoco tienes por qué estar pensando en ello todo el día (en algún momento va bien evadirse). Haremos aquello que sabemos que nos ayudará, pese a que pueda suponer un esfuerzo inicial.
  • Utilicemos la positividad a nuestro favor. Es importante lo que nos decimos a nosotros mismos. Delante de un examen no nos irá bien decir “soy un inútil, nunca aprobaré”, y sí que nos ayudará decirnos “vamos a ver, si me pongo soy capaz, puedo buscar ayuda, confiaré en mis capacidades y en el trabajo que soy capaz de hacer desde ahora hasta el examen”. Se trata de corregir ideas falsas relativas a la situación.
  • http://cuentosqueyocuento.blogspot.com.es/2007/10/el-anillo-del-rey.html
  • Es muy útil mantener la calma. Hemos de ver si estamos respirando tranquila o aceleradamente. Podemos aplicar alguna técnica de respiración o de relajación. Hay muchas que pueden aplicarse en cualquier momento o situación.
  • Apóyate en las personas que aprecias (y de paso, mira de alejarte de aquellas personas negativas y excesivamente críticas que te hacen sentir mal) Hacer alguna actividad juntos, o simplemente hablar o tener una compañía agradable.
  • Haz actividades que te ayuden a mantener el estrés diario a raya: haz deporte, tómate descansos, duerme unas 8 horas diarias como mínimo (echa un vistazo a sueño reparador), ten unos hábitos alimentarios saludables (mira esto), evita el consumo de drogas y tóxicos y haz actividades de ocio que te hagan sentir bien.
  • Y por último, aprender a aceptar lo que sucede y que no depende directamente de nosotros. Podemos observar, sentirnos presentes y aceptar. La vida se configura con una sucesión de cosas deseables y que nos gustan, pero también forman parte de la vida aquellas cosas que no nos gustan tanto.

¿Cuándo es un problema?

Cuando el malestar perdura con la misma intensidad, más allá de dos semanas desde que se ha resuelto la situación difícil, porque se mantienen algunos síntomas como: dormir mal o pérdida del apetito, lloros continuados y casi incontrolables, nerviosismo diario, ideas negativas que cada vez abarcan más campos en nuestra vida, incapacidad para dejar la mente libre de preocupaciones, tensión muscular dolorosa, dolor de cabeza o de barriga que no cesan, o bien ganas de acabar con la propia vida por desesperación y desesperanza.
Y todo esto, después de haber intentado algunas de las estrategias comentadas para estar mejor.

¿Qué te ha parecido?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Creación y desarrollo por Meeting Pharma Group