Me autolesiono

Me autolesiono

“En la vida lo normal es tener problemas.  ¡¡Bienvenido a la realidad si ese es tu caso!!”

¿Qué es?

¿Sorprendido por esta afirmación? No, no te engañes, la frase no acaba aquí. En la vida lo normal es tener problemas, pero los problemas siempre tienen una solución, lo que pasa es que a veces no sabemos cuál es la solución porque no se nos ocurre o porque si la sabemos, no vemos cómo aplicarla.

Algunos jóvenes y adolescentes cuando sienten que los problemas les sobrepasan, no saben hacerles frente y se plantean autolesionarse; otros jóvenes y adolescentes por el contrario piensan que autolesionarse es una forma eficaz de conseguir cambios en su entorno y utilizan la autolesión como una forma de relacionarse, porque creen que es una buena forma de hacerlo, e incluso otros, se autolesionan porque el hacerlo está de “moda” y les da un sentido de pertenencia a un grupo.

Y ¿qué es autolesionarse? Pues quiere decir hacerse daño uno mismo de forma intencionada, sea con un objeto punzante o con cualquier otra cosa.

Si el tuyo es uno cualquiera de estos casos, queremos hablar contigo.

Causas

En general, la autolesión empieza mucho antes de producirse (sería algo así como una tempestad, suele empezar antes de que empiece a llover) y queremos que conozcas cómo empieza una autolesión desde el principio.

Habitualmente todo empieza al experimentar rabia, tristeza, desesperanza, indignación, necesidad de reconocimiento, sentimientos de incapacidad… Es decir, siempre empieza a partir de una emoción negativa, que muchas veces es provocada por alguna cosa que has pensado o que te ha pasado.
Así que, antes de autolesionarte pregúntate lo siguiente: ¿Qué me ha pasado? ¿Cómo me siento ahora mismo? ¿Porqué me siento así?

¿Qué puedo hacer?

Después de estos sentimientos tan negativos, sentirás un profundo sentimiento de impotencia y frustración con aquel problema o emoción, o las dos cosas a la vez. Es entonces cuando tienes que decidir qué haces con ese malestar, si acabas controlándolo, ¡¡tu ganas!! y si te autolesionas, ¡¡el malestar gana!!.

No tienes que dejarlo ganar, y por eso te recomendamos que en este punto, respires profundamente (echa un vistazo al apartado de Técnicas de relajación), pienses y actúes con la paciencia y acierto que hace servir un jugador de ajedrez cuando quiere ganar una partida (deja tus emociones a un lado) y piensa en que otras cosas positivas te pueden ayudar a conseguir tu objetivo: “sentirte mejor”, sin hacerte daño.

Pueden ser pequeñas cosas, como hablar con alguien, hacer deporte, tomarte una ducha fría, escuchar a tu grupo de música preferido y bailar, salir a dar una vuelta, o simplemente pensar que como un día dijo un sabio, “en la vida nada es para siempre y los problemas siempre pasan, como pasan los días y pasan las noches, pero mientras no pasan hay que tener paciencia y ser muy astuto para poner pequeñas sonrisas en cada momento que vives”

¿Cuándo es un problema?

Y cuando todo esto falla, ¡¡busca ayuda!!, porque recuerda que los problemas siempre tienen una solución, aunque ahora no lo veas y te ayudaremos a encontrarla.

¿Qué te ha parecido?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Creación y desarrollo por Meeting Pharma Group