Métodos anticonceptivos

“Si mantienes relaciones sexuales sin protección, te expones al riesgo de contraer una ITS o un embarazo no deseado.

¿Qué es?

Los anticonceptivos nos permiten disfrutar de la sexualidad compartida evitando el riesgo de un embarazo no deseado y en algunos caso de las ITS. Existen diferentes métodos. Es importante conocer sus características (mecanismo de acción, eficacia, posibles efectos secundarios, precio..) y saber cómo utilizarlos correctamente. Disponer de la información adecuada y de la orientación de un profesional te ayudará a escoger el método que mejor se adapta a tus necesidades.

Los métodos anticonceptivos existentes son:

  • Métodos “de barrera”: preservativo masculino, preservativo femenino y diafragma
  • Métodos hormonales: píldoras anticonceptivas, anillo vaginal, parches anticonceptivos, implantes subcutáneos e inyectables intramusculares
  • Dispositivo intrauterino (DIU)
  • Métodos anticonceptivos permanentes
  • Métodos de abstinencia periódica
  • La “marcha atrás” o coito interrumpido

Métodos de barrera

Se llaman así porque impiden el contacto entre el espermatozoide y el óvulo.

Preservativo masculino
Es el método contraceptivo más recomendado para los jóvenes. Es muy eficaz si se utiliza correctamente. Protege del embarazo y de las ITS. Consiste en una funda delgada y elástica frecuentemente de látex que se coloca a lo largo del pene cuando está erecto, de forma que lo cubra totalmente antes de la penetración.
Son de un solo uso. Puedes encontrarlos en farmacias, parafarmacias, supermercados, cordonerías, gasolineras y cualquier tipo de establecimiento donde vengan preservativos homologados.

Preservativo femenino
Como el preservativo masculino, también protege del embarazo y de las ITS. Consiste en una pequeña bolsa de plástico fino (poliuretano), prelubrificada, cerrada por un lado y con una anilla flexible y adaptable en cada extremo. La anilla más pequeña se coloca al fondo la vagina, alrededor del cuello del útero. La otra más ancha y flexible, se adapta sobre la vulva.

Su utilización es sencilla, aunque necesitaréis practicar un poco para aprender a utilizarlo correctamente. Para adquirirlo podéis dirigiros a los profesionales del Programa de atención a la salud sexual y reproductiva o directamente en la farmacia.

Diafragma vaginal

Es eficaz en la prevención del embarazo pero no para protegerte de las ITS. Consiste en una capucha de goma fina que se coloca en el fondo de la vagina y cubre la entrada del útero, así impide que los espermatozoides se encuentren con los óvulos. La medida adecuada te la determinará el ginecólogo, la comadrona o el personal sanitario experto. Se ha de poner antes de cada relación sexual conjuntamente con una crema espermicida para aumentar su eficacia, y se ha de dejar en la vagina entre 7 y 8 horas después de la relación sexual.

Anticoncepción hormonal

Las píldoras anticonceptivas
Las píldoras son un fármacos que habitualmente contienen dos sustancias, estrógenos y gestágenos, parecidos a las hormonas sexuales femeninas.
Estas sustancias van a parar a la sangre e inhiben la ovulación. Si no ovulamos, no se puede producir la fecundación y por tanto, no podrá haber embarazo. Es un buen método para evitar un embarazo no deseado, pero no protege contra las ITS.
Antes de iniciar el tratamientos con las píldoras, es aconsejable una visita médica para saber si tienes alguna contraindicación e informarte de los seguimientos médicos recomendados.
También es importante saber qué has de hacer si tienes alguna incidencia durante el tratamiento que puede disminuir la eficacia anticonceptiva de las pastillas, como por ejemplo el olvido de tomarlas, las interacciones con otros medicamentos, vómitos o diarreas, etc… Las píldoras son seguras siempre que el tratamiento se realice correctamente.
Hay que tomarlas con regularidad según las instrucciones de modo de administración y posología.

El anillo vaginal
Es un método hormonal como las píldoras, pero que varía en su forma de utilización. Consiste en un anillo flexible que se coloca en la vagina durante 3 semanas y va liberando hormonas (estrógenos y gestágenos) las cuales inhiben la ovulación y por tanto evitan un posible embarazo. Se retira durante una semana y durante estos días de descanso se produce el sangrado menstrual. Pasada la semana de descanso, se tiene que colocar otro anillo nuevo.
Es importante hacer una visita al médico antes de empezar, como con el resto de métodos hormonales, para valorar si hay alguna contraindicación para utilizarlo y recibir información para una buena colocación y su uso correcto.
Es un buen método para evitar un embarazo no deseado, pero no protege de contraer una ITS.
Como no se administra vía oral, los vómitos y los problemas intestinales no interfieren en su efecto anticonceptivo.

Los parches hormonales
Es un método anticonceptivo hormonal que consiste en un parche que se engancha a la piel, a través del cual se liberan lentamente hormonas (estrógenos y gestágenos), que pasan a la sangre y evitan el embarazo inhibiendo la ovulación. Se empieza a aplicar el primer día de la regla, realizando la secuencia de 3 parches (uno cada semana) y una semana de descanso.
Durante el primer parche es recomendable utilizar un método anticonceptivo de barrera hasta el segundo parche.
Protege de un embarazo no deseado, pero no protege de las ITS. Puesto que no se toma vía oral, los vómitos y los problemas intestinales no interfieren en su efecto anticonceptivo. Es aconsejable una visita médica previa para valorar si hay contraindicaciones y recibir la información necesaria para su uso correcto.

Los implantes subcutáneos
Es un tipo de anticoncepción hormonal de acción prolongada que consiste en una o dos varillas flexibles pequeñas que se colocan debajo de la piel del brazo las cuales se pueden palpar pero no se ven. Liberan pequeñas cantidades de hormonas (gestágenos) los cuales producen alteraciones del ciclo menstrual que evitan un embarazo no deseado, pero no protegen de las ITS.
El efecto dura de tres a cinco años dependiendo del tipo de implante. Este método requiere también de una valoración médica previa para descartar posibles contraindicaciones y tiene que ser colocado por un profesional.

Las inyecciones hormonales
Los contraceptivos inyectables son un método hormonal alternativo que se puede administrar cada cuatro, ocho o doce semanas según el tipo de preparado. Su eficacia es elevada para evitar un embarazo no deseado, pero no protege de las ITS. Se utiliza con menos frecuencia porque tiene más efectos secundarios y por este motivo no es un método recomendado para los jóvenes.
Es necesaria una visita médica previa para hacer una valoración y descartar posibles contraindicaciones para utilizar éste método.

El Dispositivo intrauterino (DIU)
Se trata de un pequeño objeto de plástico y metal (cobre y plata) con un hilo en su extremo para su control, que se coloca dentro del útero. Funciona dificultando el paso de los espermatozoides hacia las trompas, así como la implantación del óvulo en caso de fecundación. Es imprescindible una visita médica para valorar posibles contraindicaciones y para su colocación y extracción.
Es necesario realizar un seguimiento médico anual. Una vez colocado tiene una duración de entre tres y cinco años. Es muy eficaz para evitar un embarazo no deseado, pero no protege de las ITS.

Métodos anticonceptivos permanentes o esterilización voluntaria:
Los hombres y mujeres que no desean tener más hijos, pueden realizarse voluntariamente una esterilización mediante una intervención quirúrgica. En los hombres se llama vasectomía y en las mujeres, ligadura de trompas. Es una decisión que hay que tomar libremente, sin ninguna presión y meditándolo mucho. Son métodos no recomendables para jóvenes por su irreversibilidad.

Métodos de abstinencia periódica (Método Ogino – Knaus o Calendario)
Se trata de un método natural para evitar el embarazo y no protege de contraer ITS. Consiste en abstenerse de mantener relaciones sexuales con penetración los días fértiles de la mujer. Esto corresponde aproximadamente a los cinco días anteriores y cinco posteriores a la ovulación.
Es un método poco recomendable, ya que requiere conocer perfectamente la fisiología y la anatomía del ciclo ovárico de cada una. Además, las mujeres jóvenes no suelen tener ciclos menstruales regulares y estos se pueden alterar por diferentes causas. Esto hace difícil saber el día exacto de la ovulación y hace que el método no sea nada seguro.

La “marcha atrás” o coito interrumpido
No es propiamente un método anticonceptivo, ya que consiste en retirar el pene de la vagina antes de que se produzca la eyaculación. Es un método muy poco seguro, ya que antes de producirse la eyaculación sale el líquido preseminal, el cual puede contener espermatozoides. También es arriesgado porque no siempre es fácil que el chico pueda controlar el momento de la eyaculación.
Este método tampoco nos protege de contraer una ITS.

¿Qué puedo hacer?

  • El preservativo lo tiene que llevar tanto el chico como la chica. Si no dispones de uno, es mejor no arriesgarse a un embarazo no deseado o al contagio de una ITS.
  • Se tiene que poner desde el primer momento de la relación y antes de la primera penetración.
  • Es mejor guardarlos en casa en un lugar fresco y seco. Si lo llevas encima, es necesario que vigiles de no llevarlo demasiados días en el bolsillo del pantalón (para evitar roces y presiones), ni dejarlo a altas temperaturas (coche-moto). Fíjate en la fecha de caducidad.
  • Si has tenido alguna incidencia en el uso del método anticonceptivo, como por ejemplo rotura del preservativo, o has tenido un coito sin protección, puedes solicitar la anticoncepción de urgencia o “la píldora del dia después”. Es un tratamiento hormonal que se utiliza para evitar un posible embarazo cuando ha habido alguna incidencia. No protege de las ITS. Se tiene que tomar el tratamiento lo antes posible porque la eficacia es más alta y antes de que pasen 72 horas (3 días) de la relación. Se puede solicitar en tu Centro de Atención Primaria (CAP) o en el Servicio de Atención a la Salud Sexual y Reproductiva. En estos servicios recibirás la información necesaria y te la proporcionarán de forma gratuita. Este tratamiento es un método de uso puntal y en ningún caso substituye los métodos habituales de anticoncepción. Sólo actúa sobre la relación sexual que motiva su uso, no ofrece protección en otras relaciones que se puedan tener después de tomar el tratamiento.

¿Cuándo es un problema?

  • Si mantienes relaciones sexuales sin protección, te expones al riesgo de contraer una ITS o un embarazo no deseado.
  • El embarazo puede ser un acontecimiento muy feliz cuando es fruto de la decisión de la mujer y su pareja en un momento oportuno de la vida, pero un embarazo no previsto en una mujer adolescente o en una chica adolescente puede tener consecuencias negativas, tanto para ella misma como para las personas de su entorno y para el futuro bebé.
  • Si piensas que tienes una ITS solicita una visita médica cuanto antes mejor. Son enfermedades de gravedad variable.
  • Los métodos anticonceptivos nos permiten disfrutar de la sexualidad sin riesgos. ¡¡Protégete!!

Enlaces de interés

www.centrejove.org
www.sexejoves.gencat.cat
www.jove.cat

¿Qué te ha parecido?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Creación y desarrollo por Meeting Pharma Group