Favorecer tu autoestima

Favorecer tu autoestima

“No te critiques demasiado por tus puntos débiles, ¡todos y todas tenemos alguno!”

¿Qué es?

La autoestima es la valoración que hacemos respecto a la idea que tenemos sobre nosotros mismos y nuestras capacidades. Es el fruto de la comparación que hacemos entre aquello que creemos que somos y aquello que nos gustaría ser.
Por ejemplo, alguien puede sentirse insatisfecho si quiere ser popular y percibe que no tiene tantos amigos como quisiera. En cambio, otro puede pensar que ha fracasado y no es el estudiante brillante que espera si en alguna ocasión saca un 7 en lugar de los excelentes que saca habitualmente.

Tener una buena autoestima no implica ser prepotente o egoísta. Quererse uno mismo te ayuda a querer a los demás. Si tenemos una buena autoestima estaremos contentos con aquello que pensamos, decimos o hacemos. Tendremos confianza en nuestro criterio y nos ayudará a resolver problemas y reconocer errores. Finalmente hará que nos hagan menos daño las críticas, los fracasos y las pérdidas.

¿Qué puedo hacer?

  • ¡Acéptate cómo eres!
    Busca una visión más realista y positiva de ti mismo: reconoce tus cualidades y no des tanta importancia ni te critiques demasiado por tus puntos débiles, todas las personas los tenemos!
  • ¡No te compares con el resto ni los idealices!
    ¡Nadie es perfecto! Todo el mundo es bueno en alguna cosa. Piensa: ¿qué se te da bien a ti? Puedes escribir una lista de tus cualidades o pedir a tus amigos o familiares que te la hagan. Recuerda situaciones del pasado que salieron bien gracias a ti. Finalmente puedes dibujar un árbol poniendo tus cualidades en las raíces y tus éxitos en sus frutos.
  • ¡Vigila con el perfeccionismo!
    La perfección no existe y buscarla puede ser frustrante. Celebra las cosas que salen bien, valora más el esfuerzo y piensa en los errores como oportunidades para mejorar.
  • Cambia los pensamientos negativos.
    Busca una visión más realista y positiva de ti mismo y de lo que te pasa. Por ejemplo, si suspendes un examen, no pienses que siempre será así y si los compañeros de clase se ríen, no des por hecho que es de ti. Evita criticarte, en lugar de llamarte “tonto” es mejor pensar “hoy he tenido un mal día, mañana lo haré mejor”
    ¡Desarrolla un lenguaje interno positivo!
  • Cuida tus necesidades.
    Busca actividades, lugares y personas agradables. Puedes darte premios, como por ejemplo un baño agradable o ir al cine con amigos. También es importante no descuidar la salud física (mira Ejercicio físico)
  • ¡Ponte retos nuevos!
    Intenta lograr nuevas metas, por ejemplo, puedes aprender un idioma si quieres viajar en el futuro.
  • Intenta cambiar lo que te provoca insatisfacción
    Céntrate y resuelve los problemas que puedas cambiar, pero no malgastes tu energía en aquello que no depende de ti!  Por ejemplo, puedes hacer repaso extraescolar si te cuestan los estudios.

¿Cuándo es un problema?

Una baja autoestima puede provocar que nos sintamos inferiores a los demás y no intentemos hacer cosas por si fallamos. Cuando pensemos que no tenemos ningún talento y nos cueste aceptar cumplidos. Cuando creemos que no tenemos nada interesante que decir y, por lo tanto, no expresamos lo que pensamos.

Podemos asumir que nuestras necesidades no importan y ofrecernos a cosas que no nos gustan. En algunas personas cuando tienen problemas con la familia, el colegio o con amigos o pareja, la baja autoestima puede contribuir a desarrollar tristeza, ansiedad y problemas con la imagen corporal.

¿Qué te ha parecido?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Creación y desarrollo por Meeting Pharma Group