Trastornos de personalidad

Trastornos de personalidad

“Los trastornos de personalidad se entienden en salud mental como una forma de ser que provoca malestar, ya sea a uno mismo, a su entorno o a la sociedad.”

¿Qué es?

Primero para saber qué es un trastorno de personalidad, tenemos que definir qué es la personalidad.

La personalidad se define como el conjunto de características que constituyen nuestra forma de ser, y que hacen que seamos diferentes entre nosotros (nos hace únicos). Esta forma de comportarse está basada en dos componentes que en el día a día utilizamos frecuentemente como sinónimos:

  • El temperamento: viene definido por nuestra biología, es la parte innata de la personalidad.
  • El carácter: está influenciada por las experiencias que hemos ido recogiendo durante la vida (la influencia de lo que vivimos)

Entonces, ¿cuándo existe un trastorno de la personalidad?
Los trastornos de la personalidad se entienden dentro de la salud mental como una manera de ser que provoca malestar, ya se a uno mismo, a su entorno o a la sociedad.

Tipos de trastornos de personalidad

Están divididos en tres grupos:

El Grupo A, que engloba los comportamientos más excéntricos:

  • Paranoide: patrón de personalidad caracterizado por la tendencia a la desconfianza, interpretando las acciones de los otros como malintencionadas.
  • Esquizotípico: patrón de personalidad caracterizado por dificultades de relación social, son personas excéntricas raras, que tienen sensaciones y creencias extrañas.
  • Esquizoide: patrón de personalidad caracterizado por la falta de interés en las relaciones sociales (ni quiere, ni disfruta de las relaciones con los otros) y la escasa consciencia de los sentimientos propios o ajenos.

 

El Grupo B que engloba los comportamientos más emocionales:

  • Narcisista: patrón de personalidad caracterizado por la tendencia a tener una necesidad de admiración. Son egocéntricos, arrogantes, tienen fantasías de éxito.
  • Antisocial: patrón de personalidad caracterizado por la falta de empatía. Actúan sin tener en cuenta al resto de personas, no respetan las normas sociales, manipulan y también a veces pueden presentar conductas agresivas.
  • Límite: patrón de personalidad caracterizado por la tendencia a la inestabilidad emocional con estados de ánimo cambiantes y extremos, impulsividad, con unas relaciones personales extremas, también inestables (pasan del amor al odio fácilmente)
  • Histriónica: patrón de personalidad caracterizado por la tendencia a una excesiva búsqueda de atención. Son dramáticos, seductores, con necesidad de aprobación por parte de los otros y de emociones muy intensas pero superficiales.

 

El Grupo C que engloba los comportamientos más temerosos:

  • Evitativo: patrón de personalidad caracterizado por ser excesivamente consciente de uno mismo, con muchas dudas, muy sensibles a las críticas o al rechazo, extrema timidez, llegando incluso a evitar situaciones en las que tenga que tener relaciones sociales.
  • Obsesivos-Compulsivos: patrón de personalidad caracterizado por la preocupación por el orden, las normas sociales y la perfección. Ven el mundo en función de las normas y el orden. A menudo presentan dudas y dificultades para la toma de decisiones. Son considerados como personas muy honestas, productivas y eficientes.
  • Dependiente: patrón de personalidad caracterizado por buscar constantemente soporte en los otros. Son sumisos, inmaduros y evitan tomar decisiones adultas.

Causas

No hay una causa directa conocida en estos tipos de trastornos, pero se sabe que algunos acontecimientos pueden influir:

  • Acontecimientos estresantes durante la infancia: vida familiar inestable, situación de abuso o negligencia, pérdida de seres queridos durante la infancia.
  • Antecedentes a la familia de trastornos de personalidad u otros trastornos mentales
  • Problemas de conducta en la infancia (TDAH no tratado, trastorno de la conducta….)

¿Qué puedo hacer

Cuando nuestra forma de ser provoca malestar a uno mismo o a nuestro entorno, hemos de pedir ayuda.

Hay dos tipos de terapias:

  • Terapia psicológica: La principal medida es aprender a gestionar el día a día.
  • Tratamiento farmacológico: Los fármacos no están destinados a modificar patrones de comportamiento, sino a aligerar las consecuencias derivadas del patrón de funcionamiento, es decir, se tratan los síntomas secundarios al trastorno y a los problemas derivados de éste.  Por ejemplo, se pueden utilizar cuando hay síntomas importantes de:
    • Ansiedad
    • Depresión
    • Impulsividad
    • Inestabilidad emocional…

¿Qué te ha parecido?

2 comentarios

  1. Molt interessant!! Caldria què és coneixés més. Podria ajudar molt tant a les persones què es poden sentir identificades en algun patró i també a les persones del seu voltant per comprendre – les més i també saber actuar. Moltes gràcies!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Creación y desarrollo por Meeting Pharma Group